viernes, 11 de septiembre de 2015

Fueron los celos...




¿Qué nos está pasando? De verdad, cada día comprendo menos los movimientos de determinadas personas en las redes sociales. Sí, cuando abrí este espacio lo  hice, precisamente, por todo lo que estaba ocurriendo dentro de la blogosfera literaria: reseñadores que se copian los unos a los otros, escritores (escritores porque escriben porque de autores poco) que plagian las historias de otros escritores, escritores que se mosquean con reseñadores por no haber hecho una crítica positiva de su obra....


La cosa no queda ahí, va más allá, y es que cuando los celos entran en juego, las redes sociales se convierten en el mejor de los culebrones. Sí, los celos... ¡qué malos son los celos! ¡Si la envidia fuera tiñosa! Uff...habría mucho teclado de colores...

Todos en algún momento de nuestra vida hemos padecido de celitis: de un compañero de cole porque tenía el juguete que te gustaba, de una compi de instituto porque salía con el chico que nos gustaba a todas, de la vecina del quinto porque tiene los Manolos que sueñas comprarte cuando te den el Premio Planeta... pero al compañero le pedimos el juguete e igual le dijimos: 

pues, no es tan chuli

a la compañera la despellejamos con nuestras amigas; esas que decían que tú eras más guapa, simpática, inteligente, etc...y que él era ciego e imbécil por preferirla a ella en vez de a ti, je je je... ¡Las amigas! Y bueno, a la vecina del quinto ni con los Manolos se le estilizan las piernas...

Sin embargo, en las redes sociales se va más allá, los celos no son simples celos llegando a convertirse en auténtica maldad. Sí, sí, MALDAD, ¿cómo se puede llamar a denunciar a una compañera, censurar su página que tanto  esfuerzo le ha costado y que esa compañera, cuyo único pecado es escribir y empezar a tener éxito deba empezar de cero? ¿Qué es si no denunciar un grupo de lectores de una escritora porque se haya colgado la foto de un hombre mostrano sus abdominales? ¿Acaso el  grupo no es privado? ¿Acaso estás obligado a estar en ese grupo? 

¿Es descabellado o no? ¿Es de locos o no? ¿Hemos vuelto al patio del colegio? Si todo esto es de locos ya que una compañera/amiga te diga:

 ándate con ojo porque has abierto la caja de Pandora al contar tanta verdad

¿De verdad nos molesta tanto la verdad? ¿De verdad hay tanta gente que se cree el ombligo del mundo? ¿De verdad no somos capaces de centrarnos en nuestro trabajo intentando progresar, mejorar con las posibles críticas al mismo? 

Señores, bastante jodido está ya conseguir entrar en este mundo para que entre nosotros nos hagamos la zancadilla, como diría cierto portero: ...un poquito de por favor... trabajen y dejen trabajar y disfrutar de su trabajo al resto.

Muaaaaaaaackis

11 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo Elva, por eso es mejor vivir en una burbuja ajena a toda esta porquería que flota alrededor..el trabajo y el esfuerzo es el que determina el camino de cada uno. Es penoso ver ese tipo de comportamientos entre propias compañeras, muy triste en este país, donde la envidia es el deporte nacional. Con lo fácil que es alegrarse por los éxitos ajenos!! Besos guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Feli y si no quieres alegrarte, por lo menos, no trates de fastidiarle su camino. Luchar por un sueño no conlleva meter a un compañero en su peor pesadilla.
      Muaaackis

      Eliminar
  2. Buen día Elva bien sabes que lo bueno es lo que se persigue, por eso tanta envidia y maldad alrededor de las personas, porque la mediocridad no los deja avanzar, les quita la inteligencia de pensar en lo suyo, para estar pendiente de que hacen los demás, pero la verdad pueden hacer y decir lo que quieran que lo que es justo siempre triunfa, como decimos en mi tierra pa lante como el caminante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón del mundo, Rosalia, y me anoto ese dicho de tu tierra.
      Muaaackis

      Eliminar
  3. Verdad verdadera!!! Excelente artículo. Nos leemos guapa ;)

    ResponderEliminar
  4. Verdad verdadera!!! Excelente artículo. Nos leemos guapa ;)

    ResponderEliminar
  5. Muy cierto!!Hemos vuelto a preescolar sin darnos cuenta. Lo mejor trabajar y seguir hacia delante buscado tus objetivos!!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que ni al preescolar, he visto a peques ayudar a sus compis. Y toda la razón, hay que trabajar y así lograr esos objetivos.
      Muaaackis

      Eliminar
  6. Se ven comportamientos que producen mucha tristeza. No hay derecho a que por envidia se vaya echando por tierra el trabajo de los demás. Si cada uno se preocupara por hacer el suyo lo mejor posible, nos iría mucho mejor a todos.
    Pero soy una convencida de aquel dicho de que "El tiempo pone a cada uno en su lugar".
    Enhorabuena por la entrada y por atreverte a llamar a las cosas por su nombre. Tal vez si se censurara más ese tipo de comportamientos, se concienciaría más a la gente de que son intolerables.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lucía, justo esa es mi pretensión con este blog, intentar animar a la gente a alzar la voz y frenar lo intolerable.
      Muaaackis

      Eliminar