jueves, 6 de agosto de 2015

No pertenezco a "escritoras sin fronteras"...

         
        ¿Quién me iba a decir a mí que no solo me iban a conocer por haber creado al pirata de los misterios-misteriosos sino que debería lidiar con ellos? La primera vez que, surcando los mares cibernéticos, me topé de lleno con la bandera pirata clavada sobre una de mis novelas me dijeron:

 tómatelo por la parte positiva: si te piratean es que gustas...



     Y así, intento tomármelo. No sé si para bien o para mal, soy de esas personas que siempre ven el vaso medio lleno y me tomo el pirateo con filosofía. Sí, debo tener a Platón, Sócrates, Aristóteles, a Descartes y al resto de la cuchipandi (como diría cierto antiguo profe de la facultad) revoloteando a mi alrededor diciéndome: 


tranqui, tranqui...

Uhm...creo que el de tranqui...tranqui es mi piojo cuando veo el salón medio desmontado, por decir medio y no entero... Bueno, lo cierto, es que aunque me toque las narices lo he terminado por aceptar. No queda otra, es parte de este mundo... pero si bien el pirateo lo he asumido hay otra realidad que me saca de mis casillas y, esa sí que no acepto: la caradura.


           Durante años trabajé en una ONG y sí, he usado el verbo "trabajar", lo cual implica dos cosas: realizar una tarea y cobrar por ello. Sin embargo, es una  parte de mi vida que pertenece a mi pasado más pluscuamperfecto. Ahora ni trabajo, ni colaboro en una ONG, sin embargo, a veces pienso que hay quien así lo cree...

     ¿Imaginan abrir el correo día sí y día también para encontrar correos de personas a las que no conoces, con las que nunca has cruzado ni una sola palabra en tu vida, pidiéndote tu trabajo por su cara bonita?

Pásame a esta dirección...alguna de tus novelas...

     Esa ha sido la última perla que me he encontrado en un privado de facebook. Ni un "hola", ni un "soy fulanita de tal..." no, directa al grano, ¿para qué los preliminares?

Estoy en el paro, no puedo comprar tus libros, pásamelos...

      ¿Perdón? ¿Alguien sabe cuál es la situación en mi casa? ¿Mi trabajo no merece ser respetado y valorado? ¿No merecemos mis compañeros de teclas y yo un respeto? ¿Acaso no son nuestras historias "la medicina" para evadirse de los problemas del día a día?

Muaaaackis...muaaaaaackis

Elva Martínez

      

     
    

10 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Ja ja ja, Pilar, lo necesitaba yo y creo que todos. Gracias por haber sido la primera en comentar. Y ya sabes que aquí tienes siempre un hueco.

      Eliminar
  2. Tienes toda la razón Elva, me gustaría saber si hacen lo mismo con otros escritores

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nika, no soy la única que vive la situación. Esto es algo normal entre los que comenzamos en este mundo.
      Muaaaaackis

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Hola, me llamo Amparo, estoy de vacaciones, me puedes mandar una novela que todavia no he leido...
    jajajaja. Hay gente para todo, pero lo puedes decir mas alto, pero no mas claro. Asi que sigue afilando la pluma y una pregunta: para cuando Corsario??? jajaja Es broma. Un besazo guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja ja, por un momento creí que seguirías con "me llamo Amparo y soy adicta a..." ja ja ja. Corsario para antes de que acabes las vacaciones, 😜.
      Muaaackis...muaaackis

      Eliminar
    2. jajaja, les estoy explicando a l@s cara duras, como pedir con educación un libro... otra cosa es que luego se lo manden.
      Adicta??? Si al piratilla y a los relatos de los perros que son mi pasión... Me has tocado mis dos puntos debiles ;-)

      Eliminar